A menos de 24 horas de haber superado los US$ 10.000, el bitcoin continuaba con su escalada alcista y superaba los US$ 11.000, con lo que alcanzaba su mayor valor desde marzo de 2018.

 

Después de marcar un récord de US$ 19.800 en diciembre de 2017, la criptomoneda sufrió un 2018 una vertiginosa caída y llegó a perder hasta el 83% de su valor, pero este año no hizo más que recuperarse. Y también la mayoría de las altcoins vinieron acompañando esta alza, con el Ethereum alcanzando por ejemplo un máximo en varios meses de más de US$ 300.

 

Manuel Beaudroit, uno de los fundadores de Bitex, explicó a El Economista que algunas razones que llevaron al bitcoin a superar los US$ 11.000 son:

 

El anuncio de Libra (la nueva criptomoneda que Facebook lanzará en 2020) “pudo haber ayudado a darle notoriedad al bitcoin”.

 

La barrera psicológica de los “10K” empujó a que se hable más de la criptomoneda. De hecho, algunos analistas ya venían diciendo que si el bitcoin pasaba los US$ 10.000 podría ocurrir una oleada de compras por el llamado “efecto FOMO (‘fear of missing out’, o ‘miedo a perderse algo’). Esto último pudo haber incidido además en que no tuviera efecto negativo el último comunicado del Grupo de Acción Financiera (FATF, en inglés), que exigió que los “proveedores de servicios de activos virtuales” (VASP) se envíen mutuamente información sobre sus clientes cuando transfieran fondos entre empresas.

Te puede interesar:  La euforia se apagó: con menos volumen, la Bolsa pisó el freno

 

Otro posible factor podría ser una fuga de capitales de China por la guerra comercial con EE.UU, aunque esto no está tan claro.

 

Estos tres factores ocurrieron en un mercado, explicó Beaudroit, en que “cualquier movimiento grande de dinero (cientos de millones de dólares) puede hacer mover la cotización por la poca liquidez existente”. En ese sentido, agregó que la última alza pudo estar impulsada por “dinero institucional más que de retail (minorista) porque no hubo un aumento grande de búsquedas de la palabra ‘bitcoin’, algo muy bueno porque significa más volumen y liquidez para el mercado”.

 

En este escenario, para algunos analistas el bitcoin viene consolidándose como refugio y hasta dicen que podría sustituir al oro en ese papel a largo plazo. Esto ocurrirá, sostienen, porque para que un bien sea reserva de valor debe ser escaso: el bitcoin tendrá una emisión limitada a 21 millones de unidades y el oro, a medida que la tecnología avance, se podrá producir en grandes cantidades.

 

Buenas perspectivas

 

Luego de haber superado la barrera de los US$ 10.000, para varios analistas la escalada del bitcoin llegó para quedarse: algunos afirman que alcanzará los US$ 30.000 a fin de año y para otros el BTC apunta ya hacia los US$ 100.000, en la que sería “su cuarta fase de crecimiento parabólico”.

Te puede interesar:  La euforia se apagó: con menos volumen, la Bolsa pisó el freno

 

En ese sentido, la ONG Bitcoin Argentina (BA) aseguró a El Economista que varias señales muestran que el BTC continuará su tendencia alcista:

 

  • Tether (la criptomoneda más usada para comprar bitcoins en el exchange BitFinex) se viene emitiendo desde hace días en millones de unidades, “probablemente por la llegada de grandes inversores institucionales”.

 

  • Los futuros de bitcoins en el Chicago Mercantile Exchange (CME) y de derivados en el exchange BitMEX tocaron máximos históricos días antes que el BTC pasara los US$ 10.000.

 

  • La minería de la criptomoneda estuvo creciendo y alcanzó nuevos topes, algo que para Bitcoin Argentina “muestra la confianza en el ecosistema y profundiza la seguridad de la red”.

 

  • Se espera que la llegada de Libra “agilice el flujo de dinero hacia las criptos” por la mayor divulgación de este universo.

 

  • Como ocurrió en sucesos similares anteriores, la cercanía del próximo “halving” (reducción programada de emisión de bitcoins) en 2020 podría repetir ciclos de apreciación del BTC meses antes de que ocurra.
Fuente: El Economista.