Hace poco, la popular consultora financiera deVere Group publicó un informe donde revelaba que, a pesar de la volatilidad, las opiniones negativas y el mercado bajista por el que pasaron las criptomonedas, al menos 68% de millonarios alrededor del mundo ya se encontraban invirtiendo en estos activos o planeaban hacerlo en los próximos 3 años.

Los resultados de la encuesta demuestran que dos tercios de las personas que poseen activos valorados en más de 1 millón de libras esterlinas (equivalentes a 1,3 millones de dólares) han invertido en Bitcoin y otras monedas digitales populares. Los que aún no lo han hecho, han manifestado sus intenciones de hacerlos antes del 2022.

Para realizar este informe, deVere consultó a 700 de sus clientes con más capital, desde Estados Unidos hasta Australia, para saber su opinión sobre las criptomonedas, descubriendo que este grupo tiene una opinión bastante positiva acerca de estos activos, ya que han reconocido su potencial.

De hecho, incluso el fundador y CEO de deVere Group, Nigel Green, reconoció que las criptomonedas estaban causando sensación y despertando un gran interés entre sus clientes más adinerados.

«La investigación muestra que los individuos ricos buscan cada vez más la exposición a las criptomonedas. Existe una aceptación creciente y universal de que las criptomonedas son el futuro del dinero, y el futuro es ahora. Los individuos de alto patrimonio neto no están preparados para perderse esto y están reequilibrando sus carteras de inversión hacia estos activos digitales».

Una de las principales razones que tienen estos millonarios para invertir en monedas digitales es querer estar a la vanguardia de la innovación y el miedo a quedarse atrás. Además, también influye que este grupo de personas tiene más posibilidades de arriesgarse que aquellas personas que no poseen tantos recursos.

Green también descubrió que la naturaleza «sin fronteras» de las criptomonedas es otro gran atractivo para las personas con un gran patrimonio, porque les permite tener una mejor posición en la economía mundial de una forma mucho más sencilla.

Por último, el CEO considera que las monedas digitales realmente tienen el potencial para superar los problemas que existen actualmente en el mundo en los sectores de comercio y negocios, lo que figura como otro incentivo a las personas de muchos recursos.

«En tercer lugar, brindan soluciones para problemas de la vida real, lo que incluye hacer que las remesas internacionales sean más eficientes y ayudan a depositar en el mundo la población estimada de 2.000 millones de personas sin servicios bancarios».

 

Fuente: Criptotendencia.